Inspiración y genio son casi la misma cosa

De noche, entre la medianoche y el amanecer. Relee, corrije sin cesar, salta de adelante para atrás, descarta, reconstruye y tira bastante material; palabras, quizá majestuosas, que quemarán entre cábalas sobre lo que podría estar y no está escrito en ‘La Sombra del Viento’.

Una novela es un viaje místico, aventurero del que hay que conocer el punto de partida, el destino final y todas las sendas que separan a ambos.

Y ahora sí…

La primera palabra que desencadenó la trama argumental de ‘La Sombra del Viento’ nació por casualidad, sin premeditación, sin una génesis concreta que diera el valor inicial que posteriormente llevaría a su apogeo con admirable sostificación y brío. La imagen de partida surgió de esos grandes oscuros hangares de viejos libros que hay en California, donde la bibliofília va a tientas con el impulso del buscador de tesoros. Le sugerían la idea de que en el mundo existen cosas muy valiosas que están olvidadas en algún rincón, solas, sin amparo alguno más que las motas de polvo que nadie  ha soplado para esparcir en el ambiente.  Fue entonces cuando redondeó esta imagen con laberintos y túneles y la trasladó a Barcelona, donde este tipo de almacenes no existe, pero que le permitían iniciar un tratamiento de ciudad misteriosa sin ser realista, pero otorgándole una síntesis de momentos importantes que dan carácter a la ciudad, aquélla de dragones de donde él forma parte hoy en día.

‘La Sombra del Viento’ no es una novela autobiográfica. Sin embargo “hubo un tiempo, de niño, en el que quizá por haber crecido rodeado de libros y libreros, decidí que quería ser novelista y llevar una vida de melodrama”. David Sempere, su protagonista, proclamó este deseo en alguna página del libro; quizá, aunque ahora no lo confiese, Ruiz Zafón anheló también de adolescente, al igual que su personaje, pasar a la prestigiosa historia de la literatura, lugar en donde las semblanzas son lo que queda y lo demás se evapora antes de tocar el suelo, porque “no basta con crear la obra, hay que salir a defenderla a la jungla”.

Anuncios

Etiquetas: , , ,

3 comentarios to “Inspiración y genio son casi la misma cosa”

  1. Óscar Says:

    Simplemente magnifico.
    Lo mejor en esta vida nace de la espontaneidad y este es un claro ejemplo.
    Ahora ya me as desvelao una gran intriga, tendre que buscarme otra jajaja
    Cada dia vas creciendo un poquito mas y t vas superando.
    Sigue asi que yegaras lejos, y por dios, que tu tengas tambien tu momento espontaneo que te inspire a escribir una novela porque tienes un gran estilo para escribir.
    Feliz Navidad a todos los “Zafonianos”

  2. Óscar Says:

    PD:Correccion de la autora del blog
    Feliz Navidad Zafonmaniacos

  3. Sigismundo Says:

    Porfiiiiiiiiiiiiiiiiiiiin
    Ya era hora de que te acordaras de los que te visitamos y nos regalaras uno de los secretos mejor guardados jejeje
    Ya habia perdido la esperanza de que volvieras a deleitarnos con otra de tus magnificas entradas (peloteo jejeje)
    un beso muy grande y feliz navidad Lady Zafón

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: